sábado, 3 de agosto de 2013

Las sombras de Grey son alargadas

Voy a tomar este artículo, publicado en El Comercio.es hace un par de días, para hacer un análisis del fenómeno "50 sombras de Grey". O de cómo una novela mediocre puede mantenerse durante meses en los primeros puestos de las listas de ventas de libros en todo el mundo y poner de moda algo como el BDSM. No es la primera vez que sucede algo así. Ya sucedió algo similar con “El Código Da Vinci” y se lió parda, porque mucha gente no entendió que lo que se contaba en ella era ficción, y pensaron que, nunca mejor dicho, lo que se decía allí era palabra de Dios. Algunos hechos estaban basados en hechos históricos, pero la mayoría no. Posteriormente, se hizo una película, y después, afortunadamente, dejó de hablarse del asunto. Ojala ocurra eso con las sombras, aunque en este caso, aún nos queda la peliculita.